Glossae

El peligroso encargo de Dictador Jefe Supremo de la República

Posted in En línea by Marcelo Columba on 22/06/2013

APUNTES SOBRE LA ARGUMENTACIÓN BOLIVARIANA

EN EL DISCURSO DE ANGOSTURA

Juan Marcelo Columba Fernández*

El presente ensayo constituye un acercamiento preliminar a la argumentación presentada en el discurso que el Libertador Simón Bolivar pronunció ante el Congreso Venezolano reunido en la localidad de Angostura el 15 de febrero de 1819. Esta aproximación, inicialmente, expone las ideas fundamentales del discurso bolivariano para, luego, comentar el rol de la imagen del Libertador proyectada en la alocución y los argumentos que destacan en el sustento de la Constitución propuesta por Bolivar. El célebre Discurso de Angostura de Simón Bolivar[1]fundamenta una forma de gobierno de tipo democrático-republicano y se enmarca en una empresa argumentativa que, apoyada en un juego de imágenes discursivas, pretende convencer al Congreso sobre este imperativo de organización política.

Bolivar destaca en el discurso las razones por las cuales la república democrática vendría a ser la mejor forma de organización política del pueblo venezolano. Inicialmente, el Libertador expresa la gran honra y dicha que siente al convocar al Congreso venezolano para devolverle el poder que se le habría conferido como “Dictador y Jefe Supremo de la República”; desde ese momento, los representantes del pueblo tendrían en su poder el destino y la felicidad de Venezuela. A continuación, Bolivar señala que los pueblos innatamente libres tenderían a ser víctimas de gobiernos tiranos y sólo la democracia garantizaría su libertad plena a través de “actos eminentemente liberales”. Asimismo, se señala que el federalismo vendría a ser un modelo inaplicable a la nueva nación dado que su naturaleza es distinta de otros pueblos que lo adoptaron. El Libertador plantea luego que la forma de gobierno republicano – con división de poderes y libertad civil, sin esclavitud ni privilegios –  es el adecuado para Venezuela; un sistema de gobierno que produciría mayor felicidad, seguridad y estabilidad. En este entendido, tanto las instituciones democráticas fortalecidas, como el respeto a la patria, a las leyes, a las autoridades y la unidad del pueblo permitirían la concreción del ideal republicano y democrático de Bolivar.

Mediante una argumentación donde se percibe la presencia de un juego de imágenes, el grandilocuente discurso de Simon Bolivar pretende convencer al Congreso conformado por los representantes del pueblo venezolano, sobre las bondades de un sistema de gobierno republicano y democrático. Una retórica del discurso de la Angostura ameritaría, por su vasta naturaleza, una reflexión pausada y con mayor profundidad, pero inicialmente pueden destacarse tanto los argumentos de base que sostienen la propuesta central del discurso, como el rol de la imagen que el propio “Jefe Supremo de la República” proyecta mediante sus palabras, en el marco de la finalidad persuasiva de la alocución.

En relación a la imagen del orador construida en el discurso, el Libertador en diferentes partes de su intervención intenta proyectar una imagen de sí mismo que se asemeja a la de un soldado que acata disciplinadamente las decisiones de una instancia jerárquica superior representada por el pueblo venezolano; así, cuando presenta su proyecto de Constitución y solicita la indulgencia del pueblo venezolano a través del Congreso pide a su presidente aceptar “… con benignidad este trabajo que más bien es el tributo de mi sincera sumisión al Congreso que el efecto de una levedad presuntuosa.”, de la misma manera, señala que “… la voluntad imperiosa del pueblo…” le había “…sometido al terrible y peligroso encargo de Dictador Jefe Supremo de la República. Pero ya respiro devolviéndoos esta autoridad (…) La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos.”, expresando así su fiel sometimiento al principio democrático de la alternancia en el poder. Sin embargo, Bolivar no vacila en realizar su planteamiento central de manera imperativa cuando indica que “Un gobierno republicano ha sido, es y debe ser el de Venezuela; sus bases deben ser la soberanía del pueblo: la división de los poderes, la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la monarquía y de los privilegios.”; es posible que debido a la necesidad de señalar este enunciado de forma categórica se adopte, a manera de estrategia argumentativa en el discurso, la proyección de una imagen apacible ante el Congreso.

En referencia a la argumentación presentada en el discurso, el aspecto del cambio periódico de mandatarios anteriormente mencionado permite destacar un primer argumento introducido por Bolivar para apoyar su propuesta: la democracia es la forma de organización del poder más adecuada al país dado que evita el despotismo mediante la alternancia política. Asimismo, la argumentación del Libertador fustiga la propuesta de una constitución federalista, debido a la naturaleza distinta de otras naciones que la asumieron, cuando pregunta “… ¿No dice el Espíritu de las Leyes que éstas deben ser propias para el pueblo que se hacen (…) a la religión de los habitantes, a sus inclinaciones, a sus riquezas, a su número, a su comercio, a sus costumbres, a sus modales?”;  el Libertador considera que la mejor opción para el pueblo venezolano, ante un federalismo forastero, es la organización republicana pues se adapta a sus características históricas. Otro argumento a favor de la organización democrática, destacado en la alocución de Bolivar, indica que la libertad y sus actos son el resultado de la democracia; así, Venezuela “Constituyéndose en una República Democrática (…) declaró los derechos del hombre, la libertad de obrar, de pensar, de hablar y de escribir. Estos actos eminentemente liberales jamás serán demasiado admirados por la pureza que los ha dictado.”.

El desarrollo precedente ha pretendido exponer, de manera sucinta, algunos elementos que hacen a la argumentación del discurso político en Latinoamérica. Se ha buscado, desde una lógica discursivo-argumentativa, una aproximación a la elocuencia bolivariana desplegada en la lúcida exposición del fundamento de una organización política democrática y republicana que se apoya en la proyección de una imagen apacible del Libertador, inserta en una estrategia discursiva, ante la necesidad de expresión imperativa del orden político que Bolivar defiende en la presentación de su proyecto de Constitución.


* Linguista. suxta@hotmail.com

[1] En Bolivar, Simón. Doctrina del Libertador. Caracas, Biblioteca Ayacucho (Vol. 1) 22° Ed. 1979.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: